sábado, 1 de diciembre de 2012

CELAJES

 
CELAJES
 
El sueño se ha estancado, no prospera
y a pasos de gigante el nuevo día
se acerca con su cuota de agonía
a un niño que en los sueños se libera.
 
Es triste la impresión de la pradera
onírica, de flores tan vacía,
cuando ayer su verdor resplandecía
del cielo en su flotante primavera.
 
En mis propios celajes un intruso
me siento, y por curarme en desconciertos
protesto de confianza por abuso.
 
No hay vida más allá para los muertos
con sus almas dormidas o en desuso,
soñando con la luz de los despiertos.
 
TADEO

4 comentarios:

Oriana Lady Strange dijo...

Tristemente reflexiva.
Dolor encerrado que mata el alma.
Cariños...

Dulce dijo...

Rompe el corazón sentir este lamento, tan profundo... No hay que perder la esperanza. Abrazo inmenso de alguien que comprende este alma.
Dulce

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Gracias, Oriana por tus palabras en estos versos. Es siempre un placer encontrar viva por estos páramos de mi poesía. Besitos:
Tadeo

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Gracias, Dulce, agradezco tu abrazo, y lo recibo con placer. Gracias por darle sentido a este espacio poético. Besitos:
Tadeo