miércoles, 20 de julio de 2016

PONGO EN CRISTO MI FE Y A ELLA ME ARROJO


PONGO EN CRISTO MI FE Y A ELLA ME ARROJO

Pongo en Cristo mi fe y a ella me arrojo
como se arroja al fuego el noble leño
cuando vano resulta todo empeño
y me hago yo a mí mismo mal de ojo.

Si muero y de morir me entra el antojo
porque débil me siento y muy pequeño
y toda salvación me frunce el ceño
y la suerte me mira de reojo.

Si el día es un Infierno y triste y cojo
camino, y soy el doble y soy el dueño
de un destino fatal, demente y flojo.

Si en todos los abismos me despeño
y soy yo de mí mismo mi despojo
sólo en brazos de Dios encuentro el sueño.

TADEO