miércoles, 20 de julio de 2016

HA MUERTO DE UN DISPARO EL PAJARILLO


HA MUERTO DE UN DISPARO EL PAJARILLO

Ha muerto de un disparo el pajarillo
que tantas veces vino a mi ventana
a hacer más melodiosa la mañana
y a beberse del sol su eterno brillo.

Con su traje de luces amarillo
cantaba su pregón de buena gana
mirando en mi ceguera cotidiana
trocado de mi sueño en lazarillo.

Ha muerto de un disparo aquel jilguero
con alas de cristal, con pico de oro
regalo de los dioses mañanero.

Y al llegar hoy el sol con su tesoro
de rayos inundando mi agujero,
vida doy a un amor y otro amor lloro.

TADEO