miércoles, 20 de julio de 2016

JUNGANDO A SER EL NOBLE CABALLERO


JUNGANDO A SER EL NOBLE CABALLERO

 Jugando a ser el noble caballero
que salva del dragón a la princesa
firmaste con tus labios la promesa
de darme amor eterno y verdadero.

Hiriendo al animal la cruz de acero,
ese doble de Dios que por sorpresa
la carne del maligno la atraviesa,
abrió en su corazón un agujero.

Después de consumido el cuarto intento
la bestia halló de muerte su condena
y el héroe ensangrentado y sin aliento

que tu vida libró de toda pena,
ha visto a una mujer volverse viento
dejando en mi ilusión un mar de arena.

TADEO