miércoles, 20 de julio de 2016

LEYENDO TU DESTINO EN CARACOLES


LEYENDO TU DESTINO EN CARACOLES

Leyendo tu destino en caracoles
a oscuras, cuando el miedo nos desvela,
la lumbre misteriosa de la vela
convirtió tu mirada en tristes soles.

Una copa con agua, girasoles,
la cruz junto a la virgen, y la estela
del humo del tabaco en la cazuela
robaron a mi cuerpo los controles.

En una habitación más que embrujada,
en trance, con las voces de un extraño,
tu mente atravesé con esa espada

de luz oracular, y te hice daño,
y te echaste a llorar desesperada
pues triste es la verdad más que el engaño.

TADEO