miércoles, 20 de julio de 2016

EL PÁJARO MURIÓ DE TANTO FRÍO


EL PÁJARO MURIÓ DE TANTO FRÍO

El pájaro murió de tanto frío
su cuerpo congelado nada siente,
lo beso con mi beso más ardiente
y no responde alegre al desafío.

El pájaro cantor sin albedrío
y libre de sentirse un inocente,
comida dejó intacta y recipiente
y echó a volar camino a lo sombrío.

El redil de su canto está vacío
tan sólo queda el trino aquí en mi mente
de un pájaro invisible, impertinente,

y como de mi mente desconfío,
su dueño quiero ser, y de repente,
los dioses me hacen ver que ya no es mío.

TADEO