miércoles, 20 de julio de 2016

VENGO A DECIRTE ADIÓS


VENGO A DECIRTE ADIÓS

Vengo a decirte adiós, amante amiga,
escapa de mi cuerpo lentamente
y llévate contigo la serpiente
que impide que en mis rezos te bendiga.

La fruta del placer a amar obliga
hambrientos y a escondidas de la gente
haciendo de tu cuerpo un accidente
que tanta sed de todo nos mitiga.

Vengo a decirte adiós y a convencerte
que marches como marchan los difuntos
en busca de otra vida, de otra muerte.

Yo también me retiro a mis asuntos
dispuesto a soportar la mala suerte
de saber que estaremos siempre juntos.

TADEO