sábado, 19 de enero de 2013

PENA AMIGA

 
PENA AMIGA
 
Andando voy del brazo de mi pena
un padre cual si fuera, un buen amigo,
y si intenta marcharse yo la obligo
a ser perseverante, más que buena.
 
Culpable soy del mal de mi condena
por ser yo mismo víctima y testigo
de darle a mis pupilas por castigo
la propia y además, la pena ajena.
 
No sufro por las sombras, no me daña
la falta del amor, o que me alumbre
la muerte con la luz de su guadaña.
 
Hay algo en el placer de la costumbre
que gusta del dolor y siente extraña
del éxito, la miel que hay en la cumbre.
 
TADEO

2 comentarios:

Oriana Lady Strange dijo...

Es lo que sentimos todos los que escribimos a la pena que invade el corazón.
Cariños....

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Gracias, Oriana Lady Strange, por tu visita y tus palabras en mis versos. Besitos:
Tadeo