viernes, 16 de diciembre de 2011

LA RUEDA DEL DESTINO


LA RUEDA DEL DESTINO

Alguna relación insospechada,
un nudo en los extremos de la suerte,
enlaza al que se funde con la muerte
y al ángel que a la vida pide entrada.

El cuerpo ya difunto, en retirada,
tal vez con el silencio se despierte,
y mientras el pequeño se hace fuerte,
se vuelve más nubosa su mirada.

Un círculo cerrado, clandestino,
que va del que a la luz abrió la puerta
al que ha visto truncado su camino.

De nada va a servir estar alerta,
es Dios el que demanda y el que oferta,
y el dueño de la rueda del destino.


TADEO

2 comentarios:

Soy Odin dijo...

Sin comentarios porque no hay palabras. Sublime¡¡

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Gracias, Odín, por tus palabras, por tu presencia y tu luz. Besitos
Tadeo