domingo, 20 de septiembre de 2009

MUJER DE MÁRMOL


MUJER DE MÁRMOL

Algo late en la piedra adormecida
de la mujer de mármol, y aunque inerte
no piensa en el destino de la muerte
ni en la suerte del dios que le dio vida.

Con sedas pétreas sus vergüenzas cuida,
muchacha inamovible que convierte
la fuerza de la roca en una fuerte
pulsión inexplicable reprimida.

El tiempo corre y su semblante humano
conserva su frescura y su belleza,
mientras el mundo se le queda anciano.

Y por su liberal naturaleza,
invita a que perdamos la cabeza
con su cuerpo al alcance de la mano.

TADEO

8 comentarios:

Ananda Nilayan dijo...

No paras!!! Qué talento!!! De cualquier cosa haces un soneto y mi admiración, ya lo sabes, a tus pies. Abrazo y buena semana.

Liliana G. dijo...

¡¡Aaaay, precioso por donde se mire!! Siempre me han fascinado las estatuas, el misterio que mora en la veta de su piedra, el talento del artista y el sentimiento que expresa a través de su obra.

Maravillo soneto Tadeo, has plasmado lo que siento.

Besos, amigo mío.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Ananda:
No sé qué tiempo me quede en la tierra, así que me doy prisa para escribir todo lo que pueda. Gracias por ser siempre mi compañía y mi impulso para seguir adelante pariendo versos. Es que no sé hacer otra cosa. Besitos:
Tadeo

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Liliana:
Qué lindo que estos versos te hayan gustado. Ciertamente las estatuas son increíbles, parece que tienen vida, y de mi amor por ellas habla este poema. Disfruto mucho que conectemos de este modo a través de estos versos. Besitos:
Tadeo

Lisandro dijo...

Una gran poesia lujuriosa pero sanamente... Es hermosa como lo has hecho... un abrazo

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Lisandro:
Siempre es un placer para mi tenerte por mi espacio. Sabes, en este soneto, no he tenido intención de escribir un texto erótico, pero el erotismo es uno de mis temas favoritos. Encontrarás en mi poesia, bastante de eso, lo curioso en mi poesia es que esto lo mezclo con mis creencias religiosas, así que una de cal y otra de arena. Un abrazo:
Tadeo

ANTONIO JIMÉNEZ LUNA dijo...

Ciertamente la escultura es un bello y muy difícil arte que permance casi eternamente por años y años tras su creador(ahí están La Piedad,la Venus de Milo, Laoconte y tantas obras maestras.

Una escultura bien trabajada de un desnudo femenino siempre ha provocado fascinación y admiración que incita "al tacto irreverente de la piedra".

Reflexivo y poéticamente perfecto.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querido Antonio:
Dices muy bien, hemos tenido grandes escultores que han sabido dar vida a la piedra y nos han permitido a los poetas escribir estos versos en su honor. Un placer siempre tenerte por mis versos. Un abrazo:
Tadeo