sábado, 26 de septiembre de 2009

LA CASA EN RUINAS


LA CASA EN RUINAS

Más que la casa misma, es el paisaje
lo que se viene abajo, se derrumba
con toda la familia de ultratumba
poco dispuesta a bendecir el viaje.

Los muertos van armando su equipaje
llorosos, y una lágrima retumba,
y llaman a las puertas de la tumba
en busca de alimento y hospedaje.

Residencia final de luz y viento
a su imagen armada, y construida
tendrán, sobre el altar del pensamiento.

Y la antigua casona ensombrecida
se marcha, Dios dirá si a mejor vida,
hundiéndose lamento tras lamento.

TADEO

9 comentarios:

Liliana G. dijo...

Querido Tadeo: bien sabés de mi cariño por tus geniales sonetos, si a eso le añadimos el tema de la casa abandonada, tema que me es recurrente, el resultado es estupendo.

Un beso grande, amigo mío.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Liliana:
Es cierto, el tema de las casonas abandonadas te toca de cerca. Bueno, pues toma este soneto como un nuevo regalo de cumpleaños. Besitos:
Tadeo

Lisandro dijo...

Hace tiempo, una casa abandonada se introdujo en mi vida... aunque sigan habiendo habitantes, se siente la auscencia del supremo que hace dias ya no esta mas.... me trajo buenos recuerdos este soneto... un abrazo!

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Lisandro:
Me alegra mucho que este soneto te haya permitido contactar con tu propia realidad. Siempre es un placer tenerte por mis versos. Un abrazo:
Tadeo

Ananda Nilayan dijo...

Impresionante, cargado de ecos. Abrazo.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Ananda:
Siempre es un placer tenerte por mis versos. Muchas gracias por regalarme tu hermoso comentario. Besitos:
Tadeo

Antonio dijo...

Amigo Tadeo:

Nuestra concepción cultural de la muerte es tremenda. No ocurre así con otras culturas donde la muerte es la liberación y el tránsito a otra vida mejor. De eso, seguro que sabes tú más que yo.

Un abrazo y excelente soneto, como siempre.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querido Antonio:
La civilización occidental consiguió dominar la naturaleza quizás más que otras civilizaciones, y por eso, tal vez, se asusta más que otras por el fenómeno de la muerte. Es como si en occidente nos hubiéramos alejado más de lo natural, y hayamos perdido un poco el norte, al punto de olvidarnos de que somos naturaleza.
Un placer siempre tenerte por mis versos. Un abrazo:
Tadeo

dragon viajero dijo...

Querido Tadeo, te he encontrado por casualidad, como a veces se encuentra a la muerte. Me ha impresionado tu sensibilidad, por el viaje, la soledad, el viento todo en un sencillo soneto. Te seguiré.