sábado, 12 de septiembre de 2009

AUSENTES


AUSENTES

Mis manos se han marchado, están ausentes.
huyeron de mi cuerpo cual cangrejos
sin ver que ya no estás, que estás muy lejos,
adictas a tu piel las inocentes.

Me toman por cobarde esas “valientes”.
No saben que has cruzado los espejos
y habitas en un mundo de reflejos,
de seres intocables, transparentes.

Tendrán que desistir, no cabe duda.
Las tierras del placer están baldías
y no va a suceder jamás que acuda

así, sin avisar, sin garantías,
la fruta que en mi sueño se desnuda
y ha dejado a mis manos tan vacías.

TADEO

6 comentarios:

Ananda Nilayan dijo...

Ausencia y melancolía emana este soneto. Las manos como cangrejos, qué descriptivo!!! abrazo, Tadeo, ole tu arte.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Ananda:
Siempre es un placer tenerte por mi espacio dejando tan hermosas palabras. Eres una motivación para seguir escribiendo. Gracias por todo. Besitos:
Tadeo

Liliana G. dijo...

Entre la nostalgia y el misterio tus manos viajan para encontrar tus sueños.

¡¡Qué belleza!!

Un cariño grande Tadeo.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Liliana:
Me da placer saber que este soneto de manos como cangrejos que se escapan te haya gustado. Besitos:
Tadeo

ANTONIO JIMÉNEZ LUNA dijo...

Ciertamente cuando el amor y sobre todo la pasión es fuerte las manos se quedan presentes en la otra piel. Buen soneto.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querido Antonio:
Quien lo probó lo sabe, jejeje. Un abrazo:
Tadeo