miércoles, 2 de septiembre de 2009

CRUCIFIJO



CRUCIFIJO

Amante en su calvario te bendiga
aquel que al pecador cobijo diera,
te guarde, condenado a la madera
el mismo que en tus pechos se prodiga.

La noche, no confesa, que mitiga
de nuestro amor el gozo en su carrera,
me lleva a eternizar en tu pradera
el beso que al silencio nos obliga.

Y yo, posicionado en mi albedrío,
borracho de placer, en mi provecho,
me puse a cuestionar el atavío.

Y preso del amor, insatisfecho,
poniendo al mismo Dios en desafío
sustraje el crucifijo de tu pecho.

TADEO

8 comentarios:

Cynthia dijo...

WOWwwwwwwww diferente, sensual, provocativo y místico... linda mezcla.

me gustó y mucho.
cariños.
muakkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkkk

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Cynthia:
Muchas gracias por tus palabras. Me alegra que este atrevido soneto te haya gustado. Besitos:
Tadeo

Ananda Nilayan dijo...

Hay que ver lo que inspira un crucifijo jajajajaja. Definitivamente, Tadeo, no eres de este mundo... con lo difícil que es un soneto!!! Me dejas que siga aprendiendo de tí??? Abrazo.

Liliana G. dijo...

Cada soneto se viste de fiesta cuando nace de tu pluma...
¡Bellísimo como siempre! Apasionado y dulce...

Un beso grande mi querido amigo.

Emilio dijo...

jajaja, amigo Tadeo, con la foto que has puesto ¿quién se va a fijar en el crucifijo? y hasta en el soneto, si me apuras.

Un abrazo.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Ananda:
Mis sonetos y todo lo que escribo en este blog es mi regalo al mundo, así que si de algo te sirve, pues aquí lo tienes y yo feliz. Gracias por pasar y dejar tu huella. Eso me anima a seguir escribiendo y a seguir fabricando mundos imaginarios y dejando algo de belleza en este mundo hasta que la muerte nos separe, jejeje. Besitos:
Tadeo

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Liliana:
Qué cosas más lindas me dices siempre. Muchas gracias, mi amiga. Besitos:
Tadeo

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querido Emilio:
Esta vez te la he puesto difícil, pero confío en que el soneto habrá llamado tu atención, jejeje. Un abrazo:
Tadeo