sábado, 8 de septiembre de 2012

EL JUEGO DE LOS TRISTES

 
EL JUEGO DE LOS TRISTES
 
Si juego con los tristes a este juego
será porque te pienso y luego existo,
pero, infiel, en las noches me resisto
a beber de las aguas de tu fuego.
 
No es tiempo de entregarte, ni me entrego,
y aunque en sueños te beso y te desvisto,      
prefiero ser tu Buda, o ser tu Cristo
y rezarle en la cruz a un ojo ciego.
 
No te salves, en cambio, de esta mente
oscura, en confusión, en mal estado,
tratando, en su temor, de ser valiente.
 
Aunque me he de tu cuerpo desterrado
y grite la verdad como el que miente,
te guardo en el altar de lo sagrado.
 
TADEO

2 comentarios:

Oriana Lady Strange dijo...

Un amor envuelto en dudas que prioriza el sueño a la realidad.
Muy bueno, Tadeo!!
Cariños...

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Gracias, Oriana, por tus palabras. Siempre es un placer tenerte por mis versos. Besos:
Tadeo