domingo, 23 de enero de 2011

COMO UN DIOS TERRENAL


COMO UN DIOS TERRENAL

Como un dios terrenal o un loco acaso,
marcado por la estrella del Oriente,
el Verbo se hizo carne entre la gente
para al Cielo en la Tierra darle paso.

Panes, peces, y vino en cada vaso
los hombres advirtieron de repente
y con fuego borró el diente por diente,
con el ojo por ojo, el mismo caso.

A todos invitaba a ser capaces
de abrazar la pasión que se derrama
cuando a la luz de la bondad renaces,

y el alma se hace hermosa, se hace llama,
brillando como el sol, sin los disfraces
de amar únicamente a quien nos ama.

TADEO

4 comentarios:

El Éxodo dijo...

Ojalá tus versos sean una excelsa profecía que termine por cumplirse. Tadeo.

Magnífico soneto, como siempre.

Abrazos.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola El Éxodo:
Ante todo agradecer tu paso por mis versos.
Luego decirte que estoy persuadido de que la nueva tierra, la nueva comunidad mundial de seres humanos tendrá que estar basada en el amor al prójimo, en amarnos todos como nos amamos a nosotros mismos y en no desear para el prójimo lo que no deseamos para nosotros mismos.
Yo creo en esa utopía, y tengo fe, como diría José Martí, en el mejoramiento humano. Un abrazo:
Tadeo

Mª Jesús Verdú Sacases dijo...

Pues disfrutemos de ese alma que despliega su luz

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Gracias, María Jesús por tus lindas palabras. Disfrutemos de la luz del maestro de los maestros y que nos cunda. Besitos:
Tadeo