sábado, 18 de septiembre de 2010

TÚ QUE AMORES ME DAS


TÚ QUE AMORES ME DAS

Tú que amores me das como si nada
regalando tus panes y tus peces,
y anidas en mi sueño y te estremeces
sabiéndote reflejo de algún hada.

Tú que vives por siempre enamorada
y a las flores del campo te pareces,
regálame la tierra donde creces
y un poco de la sal de tu mirada.

Tú que sabes tocarme en lo más puro
y mi sexo a volar ardiente invitas,
no dejes de venir al cuarto oscuro
que nadie va a cobrarte las visitas.

¿O Cristo va a volar desde el futuro
para darte el amor que necesitas?

TADEO

4 comentarios:

Liliana G. dijo...

¡Vaya, Tadeo! Tan magnífico como siempre...
Creo que con este soneto, tu amada querrá quedarse en la cruz de tu amor de por vida. :)
¡Bellísimo!

Besos y cariños.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Liliana:
Muchas gracias por tus lindas palabras. Me alegra mucho que este soneto te haya gustado. Besitos:
Tadeo

Ananda Nilayán dijo...

Tadeo, qué bonito sentir.
"Sabiéndote reflejo de algún hada"... creo que no encontrarás mujer que al leer esto no sonría y se sienta feliz.
Por cierto, que siga acudiendo al cuarto oscuro. Libre, toda la vida libre.

Un abrazo fuerte

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Ananda.
Dices bien, sé que muchas chicas se ven a sí mismas como el reflejo de algún hada, o cosa por el estilo, y claro, que siga viniendo al cuarto oscuro. Besitos:
Tadeo