sábado, 3 de abril de 2010

ME ASOMO A LA CIUDAD


ME ASOMO A LA CIUDAD

Me asomo a la ciudad, a sus cordiales
estatuas, con el susto del viajero
que busca la verdad en un letrero
en vez de en el favor de los mortales.

Los rostros, aunque ajenos, dan señales,
y yo, gafas de sol bajo el sombrero,
me siento, de este mundo, un forastero,
igual, pero distinto a mis iguales.

Detrás de los apáticos cristales
apelo a ese derecho que me asiste
a abrazar con placer a los locales

pues algo late en mí que se resiste
a dejarlos pasar en las postales
de un pueblo que me invento, que no existe.

TADEO

5 comentarios:

Circe La Hechicera dijo...

Hola Tadeo, te saludo desde mi tierra caribeña para decirte que està hermoso tu poema, que encierra grandes reflexiones, tratamos de interactuar en nuestro hermoso pero complicado mundo, a veces tan hostil e indiferente pero alucinante y maravilloso a la vez, es nuestra esencia que le da la càlidez y es èse mundo que nos aporta tanto a nuestras vivencias. Un beso

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Circe:
Muchas gracias por pasar y dejarme tu huella en estos versos. Te mando muchos besitos. Te quiere siempre.
Tadeo

Ananda Nilayán dijo...

Como viajera que soy, no puedo dejar de aplaudir este soneto ^^

Un abrazo.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Ananda:
Al final todos estamos de viaje, y el amor es universal. Besitos:
Tadeo

Anónimo dijo...

Hola Tadeo soy Daniel, este un pueblo de fantasma ¡¡Ehhh!!! saludos