martes, 3 de enero de 2012

MORIR DE OLVIDO



MORIR DE OLVIDO

Recuerdo cómo fue morir de olvido,
las trenzas de la lluvia, las delgadas
hileras en el viento descolgadas
pegándose a la piel sin hacer ruido.

Recuerdo lo que queda del sonido
del verbo en esas tibias madrugadas,
y el cíclope, señor de las miradas,
en tu mar reflotando un Cristo hundido.

No importa lo que puso en el oído
el aliento ardoroso de las hadas
la noche que en tu amor me vi perdido.

Es tiempo de olvidar, ya no me enfadas
si te alzas en mis sueños el vestido
o borras de tu vida mis pisadas.

TADEO

5 comentarios:

Dagaz dijo...

Recordar morir de olvido..." Este verso es una maravilla, que puedo decir del soneto al completo, que es terminantemente... bueno? Mis mejores deseos para este nuevo año

Cecilia Lucero Gómez dijo...

Dicen que el recuerdo es el único paraíso del que no podemos ser echados pero no estoy segura si sea un paraíso... Lo que si que el olvido es un infierno.

Dagaz dijo...

Cecilia Lucero Gómez. Guardar los buenos recuerdos y buscar estos, saber viajar a ellos en el placer de revivir los mejores momentos; ese es el PARAÍSO de los recuerdos. Si cuando recordamos, solo nos centramos en aquello que nos fue mal y no medimos que fue lo positivo de esa experiencia y aprendemos de ella, entonces si que puede llegar a atormentarnos. Es mejor apartarlas y ya volverá el tiempo que estemos preparados para aprender la enseñanza. Mis mejores deseos para el nuevo año.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Dagaz:
Muchas gracias por las lindas y sabias palabras que dejes en mi blog. Me siento feliz y agradecido por ellas. Un abrazo:
Tadeo

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Cecilia:

Siempre un placer tenerte por mis versos. Sobre tus reflexiones te diré varias cosas. En este poema no se habla del olvido real, sino de una persona que se ha olvidado de ti, o que ha decidido alejarse. Es el poeta quien no puede olvidar. Está en una especie de proceso de aceptación del olvido de la otra persona, pero lo que hace es recordar ese olvido, ya sin resentimientos.
Ahora bien, otra cosa es quedarse sin memoria. Esto sólo ocurrirá si nos enfermamos. Olvidar es casi imposible, ahora bien, lo mejor que podemos hacer es centrar nuestra mente en el presente. De los errores del pasado, toma la experiencia, pero nunca pienses en términos negativos. Es decir, no digas nunca: Yo no voy a volver a robar. NO, así no pienses nunca. Borra la palabra ROBAR de tu mente. Tampoco pienses en términos de LO HE HECHO MAL. No, olvida todo eso. Piensa en términos de: YO SOY UNA BUENA PERSONA. YO SIEMPRE HAGO EL BIEN, YO SIEMPRE HARÉ EL BIEN. No sé si me he hecho entender. Besitos:
Tadeo