viernes, 9 de septiembre de 2011

LA ROCA


LA ROCA

Hoy ha empezado a comprender la roca
lo que hay de natural en el rocío,
ha empezado por fin a sentir frío
o fuego ante la piel del que la toca.

También la devoción del que coloca
en ella pedestal a su albedrío,
ya se sabe distinta del vacío,
duda a veces, a veces se equivoca.

En las noches se asusta si es que hay poca
paz en las aguas cuando el mar bravío
con ímpetu de dioses se desboca.

Y hasta siente un pequeño escalofrío
al ver la tempestad del boca a boca
de los cuerpos en pleno desvarío.

TADEO

2 comentarios:

El Éxodo dijo...

Magnífico sonteto. Como siempre.

Abrazos.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola El Éxodo:
Muchas gracias por tus palabras y por tu lectura. Es siempre un placer tenerte por mis versos. Un abrazo:
Tadeo