sábado, 16 de abril de 2011

MANZANO



MANZANO


En el jardín donde la muerte espero

la noche es olorosa y delicada,

y salen del sombrero de la nada

mis frutos a la vida con esmero.


Yo soy, el de las hojas y el madero

a la sombra del cual está la azada

inmóvil cuando ha muerto la jornada,

y baja por mi cuerpo el aguacero.


Son mis brazos, frutales directrices

donde encuentra alimento el hortelano

lo mismo que gusanos y lombrices.


Y le pido a mi Dios, si está en su mano,

del jardín del Edén ser el manzano,

en la tierra del cielo echar raíces.


TADEO

2 comentarios:

Ananda Nilayán dijo...

Querido Tadeo, me gustan mucho tus sonetos que hablan de muerte y esperanza o muerte y dolor, porque desprneden un sentimiento de entrega, aceptación y hasta serenidad que traspasan la pantalla.

Ser un manzano después... no es mala idea. Siempre generoso, dando y dando...

Un beso, disfruta

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Ananda:
La muerte es sólo un cambio de estado, es ese punto y final relativo sin el cual la vida no tendría sentido. Vivir sabiendo que existe la muerte y que llegará, nos ayuda a vivir mejor la vida. Quien vive creyendo que no morirá y temiéndole a la muerte, vive peor la vida.
Gracias por no faltar a tu cita con mis versos. Besitos.
Tadeo