sábado, 11 de julio de 2009

ATARDECER


ATARDECER

Sutil y misterioso es el momento
en que la tarde a por la noche envía,
volviéndose la playa más sombría
y más embriagador y calmo el viento.

Si triste vine al mar, me voy contento,
e igual que cabizbajo se va el día,
de penas mi cabeza se vacía
y a lo lejos encalla el desaliento.

Adiós, digo a las aguas (piel morena)
dejando juguetón y divertido
la huella de mis pasos por la arena.

Adiós, dice la mar con un chasquido
rompiendo contra el muro que refrena
sus dedos de gigante distraído.

TADEO

8 comentarios:

Liliana G. dijo...

Querido Tadeo:
Me quedo, como siempre, embelesada con tu soneto. Hoy especialmente me inunda el alma una sensación de plenitud, pues cada verso es una esperanza y cada paisaje un futuro.

Un beso grande.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Liliana:
Me siento feliz de verte siempre por mis versos y de haber puesto esta vez esa sensación de plenitud dentro de ti. Es que la puesta de sol tiene eso. Besitos:
Tadeo

Emilio dijo...

Precioso este intercambio de emociones entre el poeta y el mar.

Me ha encantado, Tadeo. De los que más.

Tadeo: he intentado hacer mis dos últimas entradas de sonetos aplicando reglas de métrica y acentuación que en los antiguos sonetos no aplicaba. Me gustaría que los leyeras y me dijeras si todavía tienen algún tipo de error técnico, que seguro los tendrán.
Todavía estoy en edad de aprender, ya ves :)

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querido Emilio:
Esta misma noche pasaré por tus versos y te diré lo que me parecen. Cuenta con ello. Muchas gracias por pasar y comentar siempre y por la confianza que me demuestras. Un abrazo:
Tadeo

naná dijo...

Hola Tadeo, muy bello paisaje nos regalas plagado de sensaciones y tranquilidad.
Un placer leerte.
Un beso
naná

Fernando dijo...

Tadeo, no me extraña que te pongas triste teniendo que trabajar sábados y domingoa y encima dedicar esfuerzos a perfeccionar la musicalidad y la técnica de tus sonetos. La técnica es importante, pero a veces conviene respetar la profundidad de la idea, rompiendo el endecasílabo. En la poesía, según mi opinión, lo importante es expresar poéticamente lo que deseamos decir aunque nos saltemos alguna vez en nuestros sonetoe el "itálico modo". Seguramente esto que digo será considerado por muchos como una herejía. Un abrazo.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Naná:
Muchas gracias por tus lindas palabras. Me alegra mucho que este soneto te haya gustado. Besitos:
Tadeo

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querido Fernando:
Ante todo agradecer tu paso por mis versos y tus sinceras palabras. Amigo, yo soy de la opinión de que todo no se puede decir en formas clásicas, y menos en el soneto.
Pero bueno, cada loco con su tema, y los poetas somos medios locos. En mi caso personal he escrito de todo. Yo, (cosa que digo siempre aunque nadie me crea) vengo del verso libre.
En mi Cuba natal formaba parte de la corriente poética de mi generación que cultivaba por sobre todas las cosas en verso libre y eso mismo hacía yo, y con mis versos libres me di a conocer y llegué a lo que llegué, (a poco en verdad) con mis versos libres.
Pero al llegar a España, y sentirme en la tierra de Cervantes, de Lope, de Quevedo, sentí que tenía una deuda con el verso clásico, y como soy asi de obstinado con todo, me puse para el soneto y en eso estoy hasta que como Forret Gum, un buen dia me canse y diga HASTA AQUÍ, y me dé por otra cosa, pero de momento quiero escribir 500 sonetos que me gusten y en eso estoy.
Gracias a Dios, creo que he conseguido que mis sonetos sean algo más que 14 versos que rimen y midan bien. Creo que hay poesia en ellos, claro, limitados por el corsé de sus muchos requerimientos, pero me preocupo siempre porque mis versos, aparte de la estructura adecuada, diga algo poéticamente aceptable. Creo que ese equilibrio es lo que hace buena la poesía, pero como tú, estoy de acuerdo de que entre las dos cosas, es preferible la poesia en si misma.
Lo formal no debería matar la poesía. Pero bueno, ahí está precisamente lo maravilloso de encarar un reto como este, escribir en medio de una prisión muy estrecha, y aún así, sacar poesía.
Yo creo que le puedo llamar poesia a mis sonetos, pero eso tendrán que decirlo otros mejor que yo. Un abrazo:
Tadeo