sábado, 5 de julio de 2008

RAMERA


RAMERA

En mí, tan sólo Dios morar no quiso,
y no por mala fe, ni por ramera,
que Dios supo quererme a su manera
aunque hiciera a mi cuerpo caso omiso.

Otros, en cambio, sin pedir permiso,
pretendieron, hirientes, que les diera
la carne perfumada de mi hoguera,
y vieron en mi lumbre el Paraíso.

He muerto dando vida a tentaciones
entre sangre y sudor desesperado,
objeto de constantes violaciones

de aquellos que en el cuerpo del pecado
que soy, pusieron savia de varones
creyendo que tal vez les hube amado.

TADEO

9 comentarios:

Raquel Fernández dijo...

Precioso poema, Tadeo. Me ha gustado muchísimo. Hay que tener una sensibilidad muy especial para escribir un poema así.
Un abrazo muy grande y buena semana.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Raquel:
Muchas gracias por tus palabras. Qué bueno que has podido pasar por mi blog. Besitos:
Tadeo

cynthia dijo...

MMMM.. que bella manera de decir las cosas.. por su nombre.. vestido de poema!!

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Cynthia:
Muchas gracias por tus palabras. Me alegra que este soneto te haya gustado. Besitos:
Tadeo

naná dijo...

Tadeo, una de las cosas que admiro de vos es el ponerte en la piel de una mujer, en sus sentimientos. No te podrás obviamente poner del todo en su ser, pero te acercas mucho.
Besitos.

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Querida Naná:
Muchas gracias por tus palabras. Sabes, siempre me ha gustado procurar entender a las mujeres, aprender a mirar el mundo desde sus ojos, así que a veces me atrevo a reflejar eso en mis versos. Me alegra que me des el aprobado en este texto. Besitos:
Tadeo

Ellioth dijo...

Ex-ce-len-te

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Ellioth:
Me alegra mucho que este soneto te haya gustado. Un abrazo.
Tadeo

Luli dijo...

Felicitaciones, me encantó tu poema !