domingo, 27 de abril de 2008

TELEFONAZO


TELEFONAZO

El timbre del teléfono me invita
a dejarlo sonar, y su latido
se vuelve más y más enfurecido
si lo dejo, sin más, que se repita.

Llamada que el silencio decapita
y vuelve a importunar en mi sentido
la voz de un más allá desconocido
que anuncia, timbre y timbre, su visita.

¿Quén llama?, ¿quién insiste al otro lado
lanzándome un ring ring como decreto?
¿Quén clava su presencia en mi teclado?,

su código sonoro que interpreto
como el grito de un ser, desesperado
por hacerse inmortal en mi soneto.

TADEO

2 comentarios:

cynthia dijo...

La llegada sorpresiva.. que nos invade, nos hace eco de la presencia .. quien, donde, por qué, para qué?? la elección es nuestra.. un segundo.. un ring!!!

La poesía nos permite jugar al limite.. a sentir la libertad...volar en todas las dimensiones.. permitirnos, descubrirnos... hasta lo mas mundano de nosotros mismos.

Besotes....!!!

JOSÉ TADEO TÁPANES ZERQUERA dijo...

Hola Cynthia:
Tienes mucha razón en todo lo que dices. Muchas gracias por dejarme esta interesante reflexión. Besitos:
Tadeo